Archivo de la categoría: Historias

Cosas que suceden gracias a los pendones

Algunos peregrinos fotografiándose con los pendones que  catalogamosOrganizando las fotos de la catalogación de la exposición de Sahagún, he encontrado las fotos que nos hicimos con los peregrinos que durante toda la semana tuvieron que aguantarnos en la planta baja del Auditorio donde realizabamos el trabajo. En concreto, dos de ellos, Pedro y Eugenio, tuvieron la amabilidad de invitarnos a cenar con ellos precisamente el último día. La cena consistió en un plato de pasta, pero no sé porque a mí me supo riquísima.¡Qué rica la pasta para cenar!

Sinceramente muchas veces uno encuentra personas que aunque sólo se cruzan en tu camino durante un corto plazo de tiempo, te marcan mucho. Mucho más si tenemos en cuenta que los peregrinos de verdad viajan con lo justo y no es que sus recursos sean demasiado abundante, por lo que el gesto tiene doble valor.
La suerte hizo que me volviera a cruzar con esas personas. A Pedro me lo encontré cuando pasaba por San Miguel del Camino dos días después.
Así que sólo espero que el camino les haya servido para encontrarse a sí mismos y coger fuerzas para seguir luchando.
Como dicen los peregrinos: ¡BUEN CAMINO AMIGOS!.

Fotografía de Ana, Javi y yo con Pedro y Eugenio

¡Felicidades Diego Y Noelia!

Después de los más de tres años que llevo formando parte de la Asociación de Pendones, me alegra poder hablar de historias que han surgido a partir de esta querida afición que compartirmos los más de 1200 socios que posee la Asociación en este momento.

Imagen de la boda de Diego y Noelia

Y es que mis dos amigos Diego y Noelia se han casado el pasado sábado 20 de Marzo. Para resumir, que mejor que poner las palabras que les dedicamos sus amigos… y que escribió mi tío José (Viru) y que yo ayudé a redactar, además de ser la encargada de leerlas:

Hola a todos.
Para los que no me conozcan soy Lorena, y vengo invitada por parte del novio y de la novia, así que me corresponde comer doble ración, pero que no piensen los novios que van a tener regalo doble…
La historia que nos ha traído hoy aquí empezó hace unos tres años en Camposagrado, concretamente el 10 de Junio de 2007. ¡Tenemos documentos gráficos del momento!
Allí estábamos de romería, para no variar, una serie de personajes, de los cuales estados todos aquí presentes (o casi todos). De aquel día surgió un grupo de amigos de tres pueblos: Huerga de Frailes, San Cristóbal de la Polantera y Santibáñez de la Isla.
A partir de entonces seguimos viéndonos todos los fines de semana, y gracias a esto fue como se conocieron los dos incautos: Diego y Noelia.
Después, más o menos, ya sabéis todos en que ha derivado la cosa; en que estamos hoy aquí todos presentes, para acompañarlos en uno de los días más importante de sus vidas. ¡O eso creemos!
Sólo deciros (Diego y Noelia) que no os olvidéis que os conocisteis gracias a algo muy nuestro y muy de nuestra tierra: nuestros pendones.
Y para terminar, sólo desearos que seais muy felices y comáis perdices. Y los demás que lo veamos.
¡Enhorabuena!

San Froilán en La Virgen del Camino

La última actividad en la que hemos participado para finalizar la festividad de San Froilán fue la romería de La Virgen del Camino que se realizó el día 5 de octubre. Asistieron cerca de 140 pendones y más de 40 carros engalanados.

Al ser domingo, se acercó muchísima gente a ver y disfrutar de la fiesta, a comprar las avellanas y los perdones.

Nuestra salida desde el centro comercial ELECLERC estaba prevista para las diez de la mañana. Poco a poco nos fuimos concentrando, y disfrutando de las pastas y el orujo que repartían para desayunar, además de admirar los preciosos carros engalanados que iban ocupando buena parte de los aparcamientos.

Durante el camino pudimos observar la admiración de la gente que caminaba hacia La Virgen al vernos pasar a su lado. Algunos aprovechaban para hacer un descanso. Mientras más entrabamos en el pueblo, había más gente a ambos lados de la carretera que animaban a los pendones mientras pasaban. Cuanto más nos acercábamos, como suponíamos había cada vez más gente agolpada para vernos pasar.

Cuando entramos en el jardín posterior de la iglesia donde iba a efectuarse la misa, había muchísima gente y nos tocó dejar el pendón sobre un lateral, ya que no cabíamos todos en la parte frontal. aprovechamos para hacer las fotos de familia y esperamos a que finalizara la misa para recoger e irnos a comer.

Para finalizar me gustaría dar un pequeño tirón de orejas a la organización del evento. Posiblemente esta sea la primera vez que comento esta situación. Obviamente no siempre los encargados de organizar los eventos tienen la suerte de que todo vaya bien, y los motivos suelen ser incontrolables por la propia organización, pero creo que una romería tan importante como la de La Virgen del Camino merece un cierto grado de preocupación que al menos por el momento parece que no existe.

En el ELECLERC no había nadie que organizara a los pendones en la salida. Esto supuso que se saliera bastante tarde y que al llegar comenzara la misa sin que hubieran entrado todos los carros engalanados en el jardín. Durante el camino las personas que iban anotando los pendones participantes no dieron la misma información a unos y otros. Suerte que entre nosotros nos llevamos bien, que si no… pero había mucha gente con muchas dudas.

Cuando salimos a la carretera a la altura de la gasolinera teníamos que ir sorteando a los coches, ya que tenemos que compartir con ellos la carretera, y además hay que tener en cuenta los semáforos y los cables, y que cuando los pendones son grandes no siempre van donde tú quieres.

Y por último, debería estar vallada la zona por la que pasan los pendones y los carros en los alrededores de la iglesia, al menos hasta que entra el último. Me parece de muy mal gusto tener que ir dando empujones y gritos para poder acceder al jardín posterior donde se lleva a cabo la misa. Y también quitaría los puestos de la calle lateral derecha. Ya no sólo por los pendones si no también por los carros engalanados, que suelen ser grandes y se las tuvieron que desear para poder acceder al recinto. Para dar más fluidez, habilitaría la puerta lateral izquierda para que por ella pueda entrar toda la gente que quiere asistir a la eucaristía.

Digo esto más que nada porque además la gente no tiene ningún cuidado y pasan por el medio como si pujar por un pendón fuera como pasear con el palo de la escoba. Y los que estamos en este mundillo sabemos perfectamente que no es así. Por suerte, por el momento no ha pasado nada grave, pero nunca se sabe…

Día de León en Barcelona

Hola a todos,

El fin de semana que viene nos vamos a Barcelona con nuestros queridos pendones. A la vuelta espero poder traer conmigo un montón de fotos y videos para colgar en la página web. Pero por el momento, para abrir boca y animar a todos los que puedan a acercarse a acompañarnos, os dejo el horario y el recorrido que haremos el sábado 24 de Mayo:

10:15

Concentración en la sede social del Centro Leonés de Cataluña.

10:30

Salida en dirección a la plaza de San Jaime.

12:30

Recibimiento por las autoridades en la plaza San Jaime. Se continúa hasta la Plaza de Cataluña.

14:00

Final de recorrido en la sede social del Centro Leonés.

El recorrido lo podéis ver en la siguiente imagen:

Recorrido de los pendones por Barcelona

La he hecho yo misma. Se nota ¿verdad?

¡Hasta el fin de semana!

Soy mujer y pendonera

Hoy toca un mensaje reivindicativo: no me gusta nada tener que hacerlo pero ya me estoy cansando de escuchar siempre la misma cantinela.

Llevo un fin de semana en el que a los “señores” jubilados les ha dado por decirme que dónde se ha visto que una mujer coja el pendón. Y es que dan a entender que por ser mujer no puedo hacer ciertas cosas, entre ellas pujar por el pendón. Tanto hombres como mujeres somos personas, personas con virtudes y defectos, pero personas. Si yo o cualquier otra mujer se anima a pujar por el pendón, es porque podemos hacerlo.

Está claro que quizá en algunos casos no lo hacemos tan bien como los hombres (y esto lo digo por mí), pero hay casos como en El Burgo Ranero en el que es una mujer la que puja por su pendoneta y otros, como en Villanueva de Jamuz en el que hay una chica que lo puja igual o mejor que los chicos.

Que alguien me diga cuántas mujeres hace años podían hacer algo diferente a atender el hogar, a los hijos y como mucho ir al campo. Y la respuesta es bien sencilla: POCAS. Y es que para muchos es difícil ver cómo las mujeres viven su propia vida sin depender de un hombre, y haciendo las mismas actividades que hace años eran impensables para una mujer.

Por suerte vivimos en un tiempo en que lo importante es si puedes hacer o no algo; en vez de si eres hombre puedes, si eres mujer no puedes. Y nosotras podemos pujar por el pendón y seguiremos haciéndolo porque nos gusta hacerlo tanto como a ellos. Y quizás no seamos tan buenas como ellos, quizás se nos cae el pendón con más facilidad porque tenemos menos fuerza, o se nos va hacia un lado (como me pasaba ayer en Genestacio de la Vega, que no era capaz de caminar por el centro del camino); pero al menos lo intentamos, nos divertimos y ponemos la misma ilusión que ellos.

Gracias a TODOS los que me apoyan y ayudan cuando pujo el pendón.