Cosas que suceden gracias a los pendones

Algunos peregrinos fotografiándose con los pendones que  catalogamosOrganizando las fotos de la catalogación de la exposición de Sahagún, he encontrado las fotos que nos hicimos con los peregrinos que durante toda la semana tuvieron que aguantarnos en la planta baja del Auditorio donde realizabamos el trabajo. En concreto, dos de ellos, Pedro y Eugenio, tuvieron la amabilidad de invitarnos a cenar con ellos precisamente el último día. La cena consistió en un plato de pasta, pero no sé porque a mí me supo riquísima.¡Qué rica la pasta para cenar!

Sinceramente muchas veces uno encuentra personas que aunque sólo se cruzan en tu camino durante un corto plazo de tiempo, te marcan mucho. Mucho más si tenemos en cuenta que los peregrinos de verdad viajan con lo justo y no es que sus recursos sean demasiado abundante, por lo que el gesto tiene doble valor.
La suerte hizo que me volviera a cruzar con esas personas. A Pedro me lo encontré cuando pasaba por San Miguel del Camino dos días después.
Así que sólo espero que el camino les haya servido para encontrarse a sí mismos y coger fuerzas para seguir luchando.
Como dicen los peregrinos: ¡BUEN CAMINO AMIGOS!.

Fotografía de Ana, Javi y yo con Pedro y Eugenio


Un comentario sobre “Cosas que suceden gracias a los pendones”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *