XXV Aniversario de la Casa de León en Asturias

Buf, que día, si es que no sé si podré plasmar todo lo que ocurrió este fantástico día (el domingo 26 de octubre); pero bueno lo voy a intentar. Gracias que el tiempo nos acompañó en todo momento.

Antes de nada, he de decirle a Néstor que fue un honor conocerle, la pena que no pudimos conversar más tiempo pero esto de organizar es un no parar. Espero que la próxima vez que nos veamos podamos tener una conversación más larga.

Y tengo que dar un tirón de orejas a los fotógrafos (llevo una temporada muy criticona …). Yo entiendo que están haciendo su trabajo, pero igual que yo tengo cuidado de no ponerme delante cuando ellos hacen fotos, ellos podían pensar un poco en el resto de la gente que también quiere inmortalizar el momento. Hay espacio suficiente para todos, para los profesionales y para los que no lo somos.

Y ahora sí, comienzo el relato del día …

A las 8:00 de la mañana salíamos tres autobuses desde León con dirección a Gijón, donde llegamos poco después de las 10:00. Mientras llegaban las 11:00, hora de la recepción en el Ayuntamiento, aprovechamos para comernos un bocata y una Coca-Cola. Había que comenzar la mañana cogiendo fuerzas. Además nos acercamos a ver la playa de San Lorenzo, aunque en esta ocasión el mar se había tragado la arena.

La primera alegría del día tuvo lugar cuando mis compis de Santibáñez me llevaron el cinto, ya que yo no contaba con disponer de él (el último día lo había dejado en el coche de Jorge). Como veis, la cosa empezaba bien. Una vez que se montaron todos los pendones, estuvieron apoyados sobre los muros de los edificios de la plaza, entre la expectación de todos los transeuntes. Más de uno se acercaba preguntando: “¿Y qué ye esto?”, impresionados por la altura y la hermosura de los pendones.

Los pendones llegando a la iglesia de San PedroTras la recepción en el Ayuntamiento las autoridades salieron a la plaza donde en primer lugar la presidenta de la Diputación de León (que ya hace maneras como pendonera) y la alcaldesa de Gijón pujaron dos pendones, si no me equivoco el de Grulleros y el de Mansilla Mayor. En segundo lugar los pendoneros Santibáñez de la Isla hicimos una exhibición con el pendón; incluso yo me atreví a cogerlo, aunque se me cayó, y no porque no pudiera con él, sino porque me sentí tan agusto que solté las manos sin percatarme que era el pendón grande. Si es que soy más burrina… Pero bueno, no pasó nada grave. Finalmente, el grupo Los Xustos y el grupo de dulzaineros se iban turnando canción a canción donde la gente aprovechó para echarse unos bailes.

Sobre las 12:30 ya estaban colocados todos los pendones para dirigirnos hacia la iglesia de San Pedro. Encabezabamos la manifestación Ana y yo, portando un ramo de flores que se ofrecería como ofrenda en la misa, y Ariadna junto a su madre con la pendoneta de Villaverde de Sandoval, detrás de nosotras los dulzaineros seguidos de la comitiva de autoridades, y delante Carmen y Emilio apartando a la gente para que nos dejaran pasar, y para hacer el pasillo de todos los pendones delante de la puerta de la iglesia para que las imágenes de San Froilán y de la Virgen del Camino entraran en la iglesia. Aquí la presidenta de la Diputación, Isabel Carrasco, repitió pujando esta vez la pendoneta de Palacios de la Valduerna, como dije antes, parece que le está cogiendo gustillo …

Tras la misa, en la que la ofrenda además de Ana, Ariadna y yo con las flores, también contó con la ayuda de los dulzaineros y de algunas componentes del grupo Los Xustos, volvió a haber otra exhibición de destrezas con el pendón (esta vez le tocó el turno a Cembranos) y de nuevo tocaron los grupos de dulzainas y de Los Xustos. Mientras tanto el resto de pendones se iban colocando a lo largo del paseo, para comenzar el recorrido hasta la sede de La Casa de León en Asturias.

Los pendones haciendo el pasillo en La Casa de León en AsturiasLa anécdota del día sucedió cuando una persona me preguntó “cuándo desplegábamos los pendones”, tras el primer impacto de extrañeza por la pregunta, le expliqué que los pendones se despliegan gracias al viento y que seguramente podría admirarlos gracias a la brisa del mar, como después ocurrió.

El recorrido fue precioso por todo el paseo, digno de admirar por la belleza de los pendones junto al mar, emocionante,… vamos no hay palabras para describirlo. Incluso parecía que el mar, un poco alborotado, quería llegar a tocar las sedas adamascadas a su paso.

Y para rematar, el Himno de León sonando debajo de todos los pendones, ya que al terminar volvieron a hacer un pasillo a las imágenes, que venían acompañadas por centenares de personas.

La comida: riquísimo arroz con bogavante, buff… como nos pusimos.

Y para finalizar el día, el viaje de regreso en el bus se nos hizo cortísimo, ya que veníamos entretenidos ente canciones y chistes. ¡Menudos artistas!


One thought on “XXV Aniversario de la Casa de León en Asturias”

  1. Tambien soy pendonera, y en especial en Gijon, que es mi tierra me lo he pasado super bien, y como no,acompañada por mi marido Werner y mis nietos asturianos David y Aitana. El dia nos acompaño y fue muy bonito el recorrido por el Muro.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *