Romería en Villanueva de Jamuz

A las 11 de la mañana del domingo (21 de septiembre) teníamos que estar en San Juan de Torre, localidad donde daba comienzo la romería. Mientras esperábamos el comienzo del recorrido, los paisanos del pueblo nos invitaron a pastas, Coca Cola, Fanta,… y, para los que venían un poco adormilados, chupito de orujo.

El recorrido eran unos 2,5 km hasta Villanueva de Jamuz, donde hicimos una primera parada en la iglesia hasta que finalizó la misa. La brisa no nos quiso acompañar durante el camino, pero aún así pudimos disfrutar de las peripecias de los pendoneros. Antes de dejar el pendón apoyado en la iglesia, me tocó subir la cuesta entera pujando por el pendón. Suerte que pedí el turno pronto, porque lo de subir la cuesta había más de uno que quería hacerlo jejeje.

Una vez que terminó la misa, nos dirigimos hacia el polideportivo donde dejamos los pendones. Y poco a poco, cada grupo se montaba su mesa para comer a la sombra del frontón. La comida muy buena: un pincho de hígado encebollado, patatas con carne y carne guisada. Vamos que si no llega a ser por el bailoteo que nos echamos después (que estuvimos jugando hasta al baile de la escoba) y las risas (menudo peligro tenía Antonio el de Jiménez con la “escoba”), casi que salimos rodando de Villanueva.

La próxima semana ya llega San Froilán en León, y no me gusta nada porque eso significa que ya se acaban las romerías durante este año, pero bueno… al menos esperemos que no llueva (¡qué alguien le lleve huevos a las clarisas!) como el año pasado, que me metí un golpetazo subiendo por la calle ancha… (el suelo es muy resbaladizo).

¡Os animo a todos a que os acerqueis el domingo a vernos! El año pasado asistieron 150 pendones, y posiblemente este año seremos más. Además que los carros engalanados también merecen la pena.


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *