Cien años, Cien pendones, de la Virgen de la Encina

Con motivo del Centenario de la Coronación Canónica de Nuestra Señora de la Encina, el domingo 7 de Septiembre pudimos disfrutar de una gran romería en Ponferrada. Asistieron más de 100 pendones y pendonetas de toda la provincia, superando la treinta los que se acercaron de la zona de Ponferrada, muchos de ellos recuperados de las iglesias y monasterios para la ocasión.
Los pendoneros de Santibáñez de la Isla en las inmediaciones del Castillo de los Templarios
A las 10:30 de la mañana comenzaban a llegar los primeros pendoneros que recogían su vara y se dirigían hacia la plaza del Ayuntamiento donde daba comienzo el desfile una hora después. Mientras tanto, en la basílica de la Virgen de la Encina tenía lugar una misa en su honor, durante la cual la Asociación de Pendones del Reino de León, arropada por los pendoneros de La Encina, entregaron una ofrenda floral.

El recorrido era bastante largo. Comenzaba, como ya mencioné, en la plaza del Ayuntamiento y se dirigía hacia la Plaza de la Carrasca por la Calle Ancha. Después, continuaba por la Avenida General Vives hasta llegar a la Plaza Lazúrtegui, donde a pesar del cansancio, los ánimos no decaían y seguían el recorrido hasta llegar a las inmediaciones del Castillo de los Templarios, pasando por la Plaza Luis del Olmo.

Una vez en el Castillo, los pendones hicieron un pasillo que llegaba hasta la puerta de la Basílica de la Encina, para dar paso a la imagen de la Virgen; que fue portada durante todo el camino por los devotos de su cofradía. Durante todo el camino, los pendones estuvieron acompañados por varios grupos de gaitas, dulzainas y tamborileros, que animaban a toda la gente, mucha, que se acercó a ver el desfile.

La verdad que fue un día muy emocionante, sobre todo para los pendoneros de la zona del Bierzo; ya que para muchos era la primera vez que pujaban el pendón de su pueblo.


3 comentarios sobre “Cien años, Cien pendones, de la Virgen de la Encina”

  1. Debido a la cantidad de personas que me han preguntado si fui a Ponferrada o no, os voy a sacar de todas vuestras dudas. Como no podía ser de otra manera, no me podía perder esta gran romería. Pero esta vez tuve que dejar a un lado el cinto de pendonear para aportar mi pequeño granito en la organización del evento.

    Os aseguro que yo os ví a todos, ya que junto con Carmen fui la responsable de ir tomando nota de que no faltaba nadie. Y os preguntaréis entonces ¿pero por qué no te vimos? Pues puede haber varias circunstancias: la primera que al comienzo de la romería yo me hallaba en la plaza de la basílica de la Virgen de la Encina, organizando los pendones de la zona del Bierzo; al final estaba en el salón parroquial rematando los últimos detalles; y durante el camino pasé por todos y cada uno de los grupos pendoneros, y las dos únicas razones que se me ocurren por las que no me veríais pues debió ser porque o os separasteis del grupo por algún motivo o que estabais pujando el pendón.

    Pero sí, estuve, y hay una foto que lo demuestra. Prometo poner la foto entre las que seleccione para colgar de la web.

    Un saludo!

  2. Hola somos Marta y Moni, estamos deseosas de ver vuestras andanzas por sevilla y solo vemos pequeños detalles que nos dejan en ascuas, por favor haz un poco de tiempo y coloca esos testiminios gráficos.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *