¡Felicidades Diego Y Noelia!

Después de los más de tres años que llevo formando parte de la Asociación de Pendones, me alegra poder hablar de historias que han surgido a partir de esta querida afición que compartirmos los más de 1200 socios que posee la Asociación en este momento.

Imagen de la boda de Diego y Noelia

Y es que mis dos amigos Diego y Noelia se han casado el pasado sábado 20 de Marzo. Para resumir, que mejor que poner las palabras que les dedicamos sus amigos… y que escribió mi tío José (Viru) y que yo ayudé a redactar, además de ser la encargada de leerlas:

Hola a todos.
Para los que no me conozcan soy Lorena, y vengo invitada por parte del novio y de la novia, así que me corresponde comer doble ración, pero que no piensen los novios que van a tener regalo doble…
La historia que nos ha traído hoy aquí empezó hace unos tres años en Camposagrado, concretamente el 10 de Junio de 2007. ¡Tenemos documentos gráficos del momento!
Allí estábamos de romería, para no variar, una serie de personajes, de los cuales estados todos aquí presentes (o casi todos). De aquel día surgió un grupo de amigos de tres pueblos: Huerga de Frailes, San Cristóbal de la Polantera y Santibáñez de la Isla.
A partir de entonces seguimos viéndonos todos los fines de semana, y gracias a esto fue como se conocieron los dos incautos: Diego y Noelia.
Después, más o menos, ya sabéis todos en que ha derivado la cosa; en que estamos hoy aquí todos presentes, para acompañarlos en uno de los días más importante de sus vidas. ¡O eso creemos!
Sólo deciros (Diego y Noelia) que no os olvidéis que os conocisteis gracias a algo muy nuestro y muy de nuestra tierra: nuestros pendones.
Y para terminar, sólo desearos que seais muy felices y comáis perdices. Y los demás que lo veamos.
¡Enhorabuena!

Exaltación de los productos leoneses en Sevilla

Ya sé que tengo la página abandonadísima, pero a veces hay prioridades que no te dejan hacer todo lo que quisieras, y entre el trabajo y los compromisos no tengo tiempo ni para actualizar esta pobre página que, por cierto, gracias a todos por seguir visitándola a pesar de todo.
Un año más, y esta ya es la tercera vez para mí y la cuarta para algunos compañeros de la Asociación, acudimos a Sevilla a la celebración del día de la provincia de León en la capital hispalense. Los días elegidos este año fueron el 15, 16 y 17 de enero de 2010. Como las ocasiones anteriores, salimos de León en dos autobuses sobre las 12 de la noche, y viajamos toda la noche, para llegar sobre las 9 a Dos Hermanas, donde teníamos el hotel. En esta ocasión Santibáñez quedó fuera del sorteo, aunque algunos compis no dejaron de ir por su cuenta y riesgo a pasar el fin de semana en Sevilla. Los de San Cristóbal fueron en furgoneta, y los de Huerga, aunque salieron en el sorteo, también fueron por libre prácticamente todos.
La mañana la pasamos por libre: unos tomándose unas cervecitas con unas olivitas, y otros nos pasamos visitando el centro comercial que había enfrente del hotel, jejeje. Después de comer, nos dirigimos a Sevilla, a la Plaza del Museo, desde donde comenzaba el recorrido. Poco a poco, la fiesta se fue apoderando de la plaza: los colores de los pendones iban poblando las paredes de los edificios contiguos y la música tradicional animaba a los sevillanos que iban paseando y no podían hacer menos que parar a informarse e interesarse sobre lo que estaba sucediendo. Este año cerraba el desfile el grupo de los Peranzones, venidos del Bierzo.
Los pendones en la Plaza Nueva de SevillawLas frases más oidas en la tarde fueron el “¿y ezto que e?” y “pendon… ezo aquí e otra coza”. Aquí también conocemos esa otra acepción de la palabra pendón, jejeje.
Lo peor es que en la calle Tetuán no habían quitado los cables de las luces de Navidad, por lo que en ese tramo los pendones más altos tuvieron que ser portados al hombro, hasta la entrada en la Plaza Nueva. En la plaza del Ayuntamiento se procedió a hacer una ofrenda floral en la estatua ecuestre de Fernando III, donde no pudo faltar la bandera del Reino de León, en conmemoración del 1100 Aniversario que celebramos este año. La Casa de León en Sevilla nos dio un detalle a la Asociación, que fueron a recoger Bernardo y Javi.
El final de la tarde: unos cuantos bailes antes de coger el autobús para volver al hotel y luego la fiesta en las discotecas de Dos Hermanas.
La vuelta fue tranquila y llegamos a León sobre las 9 de la noche. Ahora sólo nos queda esperar que llegue el próximo viaje.
¡Ah!, no se me puede olvidar, que estrenábamos las nuevas camisetas de organización que nos han hecho los transportistas de las varas (Óscar y Javi). Eso sí, a mí me vale casi como vestido, jejeje.